Tag : piedras

post image

El Poder del Masaje con Piedras Calientes

Si bien está de plena actualidad, no es exactamente una técnica nueva la de usar una cama con piedras de jade o una camilla con piedras de jade. El masaje con piedras calientes ya se empleaba en la vieja Roma, donde en las termas se tumbaban sobre mármol frío tras un baño caliente. Asimismo, en las etnias amerindias, las mujeres utilizaban las piedras calientes para combatir los dolores menstruales. «En la actualidad bastante gente busca métodos efectivos para crear un equilibrio no solo en el cuerpo físico, sino más bien en sus emociones y pensamientos. Este equilibrio deja que las energías del cuerpo sostengan un estado incesante de salud y bienestar», explica la especialista Marina Assir, directiva de  Templo del Masaje.El Poder del Masaje con Piedras Calientes
¿Para qué vale? Su utilidad es muy amplia: suprime toxinas, potencia el metabolismo, calma dolores menstruales y de espalda, reduce el agobio, relaja y ayuda a conciliar el sueño (combate el insomnio). «Suprime la hiperactividad mental, en tanto que reduce  la secreción adrenal, deja bajar el ritmo respiratorio (aumenta la capacidad pulmonar, hace que las respiraciones sena más profundas), regula la presión arterial y el pulso, y ayuda al cuerpoa relajarse y recobrarse», agrega la especialista.
¿Exactamente en qué consiste? «Existen diferentes técnicas de Terapia con Piedras,  la Stone, que es el masaje original con piedras frías y calientes, o bien Terapia Riverstone, con piedras de río. La geoterapia mineral es una forma de emplear el poder de la naturaleza para alimentar, sanar y reequilibrar. El paciente no solo siente el calor sanador de las piedras, sino asimismo experimenta el efecto de los minerales», explica la edirectora de Templo del Masaje. Y es que el calor, en combinación con el masaje que se efectúa y el poder imantado que transmiten las piedras, aporta energía, oxigena la piel, revitaliza, relaja… «En el masaje, además de las piedras, se utilizan aceites ricos en minerales y oligoelementos», apostilla.
El masaje consiste en poner las piedras en diferentes zonas determinadas del cuerpo que son puntos energéticos, como la columna vertebral, el abdomen, la frente…, esto  hace que se dilaten los vasos sanguíneos y linfáticos y que se estimule la circulación. Entonces se aplica aceite y se efectúa un masaje terapéutico. ¿De qué forma? Marina explica:  «Las piedras no son solo un instrumento de masaje, asimismo llevan energía espiritual. Hay piedras singulares para el trabajo con la columna y chacras, al tiempo que el resto se emplean para masajear el cuerpo.  Los chacras primordiales son zonas energéticas que discurren a lo largo del meridiano central del cuerpo. Se trata de puntos exageradamente relajantes, nutrientes y agradables cuando se ponen las piedras sobre ellos. Todavía tras concluir el masaje, los minerales prosiguen ejercitando su acción en lo que se refiere a ayuda en las funciones de desintoxicación, supresión del dolor, hidratando y relajando».
¿Qué clase de piedras se emplean? «Las piedras más habituales que se usan son basálticas, de grano fino y color verde obscuro o bien negro, de origen  volcánico (se forman debido a la cristalización del magma). Se hallan generalmente en el fondo del océano, donde el flujo incesante del agua causa la erosión. Son de diferentes formas y tamaños, de ahí que se emplean en diferentes contornos y áreas del cuerpo. Asimismo se emplea el mármol (terapia con piedras frías)», añade. Cuanto más espesas y oscuras sean, más cantidad de hierro presentan, lo que  ayuda a retener el calor por más tiempo. En este género de terapia  se emplean más de sesenta rocas diferentes. La temperatura jamás puede sobrepasar los  cincuenta grados.