Tag : imprenta

post image

Cómo publicar un libro: 7 tips para dirigirte a una editorial sin hacer el pardillo.

Hasta hace poco, en este mismo post explicaba que la autopublicación siempre debería ser una segunda opción… pero las reglas del juego han cambiado.

Es tal la revolución del sector editorial y el auge del libro electrónico, que me veo obligado a rectificar esto y considerar la autopublicación digital como la más viable ahora mismo.

Por otro lado, una BUENA estrategia de autopublicación puede evitarte los disgustos y sinsabores de una coedición con una editorial dudosa.

Esta estrategia, sin ir más lejos, puede consistir en llamar la atención de un editor clásico con tu éxito en Internet.

Porque no olvidemos que ser publicado por una editorial sigue teniendo grandes ventajas:

  • El prestigio de que un editor apuesta por tu obra.
  • Mayor visibilidad al formar parte de un catálogo importante.
  • Una mejor distribución a gran escala.
  • El respaldo de una editorial potente.
  • Correccion ortotipografica.
  • Correccion de libros.

Pero sea como sea, si decides dirigirte a una editorial hay algunas cuestiones que debes tener en cuenta.

Toma buena nota de estos tips sobre lo que es conveniente hacer como lo definitivamente desaconsejable:
Tip #1: no envíes tu original completo

Un lector que selecciona novelas en una editorial o agencia literaria no lee una novela diaria.

Imagínate la mesa del encargado de recibir originales no solicitados.

¿Tienes idea de cuántos originales recibe cada semana?

Imagínate ahora que debe leerlos todos, de principio a final, para detectar joyas ocultas tras una escritura poco pulida.

Es muy simple: NO FUNCIONA DE ESTA MANERA

Te garantizo que a un lector profesional le basta un párrafo para saber de qué pie cojea un escritor.

Tras dos o tres, ya sabe si la novela es aceptable o se va a la papelera. No me cansaré de repetirlo:

Nunca se trabaja lo suficiente el principio de una novela o relato.Haz click para twittear

Del primer párrafo depende todo o casi todo.

Cuando digo casi todo me refiero al 99% porque…
el primer párrafo no es tan sólo el párrafo que va a enganchar a tus lectores…
¡es el párrafo que va a enganchar a tu editor!

Después, como es lógico, debes cumplir las expectativas generadas… pero si logras atrapar al lector desde el primer instante tienes todos los números para que te sigan leyendo.

Envía a la editorial lo siguiente:

El primer capítulo.

Un capítulo intermedio.

El capítulo final.

Si los capítulos son cortos o muy cortos —menos de 4-5 páginas— puedes enviar alguno más.

Por el contrario si  son muy largos, envía solo el primero y el último.

Fíjate si la editorial a la que vas a enviar tu obra da instrucciones al respecto y si es así ¡síguelas a rajatabla!

En definitiva: no cargues demasiado de lectura a una persona que se pasa el día leyendo en su mayor parte mediocridades… es de sentido común.

Si sigues este primer consejo, tendrás más posibilidades tú que quien le envía sin piedad una obra de 647 páginas.
Tip #2: datos biográficos y currículo como escritor

En tus datos personales incluye justo eso: algún dato personal.

No te limites al típico formulario de nombre, apellidos, dirección, teléfono…

Di quién eres, a qué te dedicas, por qué escribes, por qué quieres publicar, di cuánto quieres a tu familia… tampoco cuentes tu vida en verso, pero que te vean como una persona, no como una lista de datos.

Incluye un currículum como escritor: reseñas, menciones, palmarés, recortes de periódicos, obras publicadas, todo lo que tengas.

Si llevas un blog o escribes en alguno de forma regular, menciónalo e incluye además los enlaces, así como los enlaces de las páginas donde se te mencione.

No mientas. Todo lo que digas debe ser demostrable.

Si no tienes nada de esto detalla todo lo que has escrito aunque no sea público: relatos, diarios, la novela o relato que estás terminando… los editores quieren continuidad, no amores de una noche.
Un libro tiene una vida muy corta,
un escritor puede producir muchos libros.

Demuestra que tienes oficio, que escribir no es un hobby pasajero y ganarás muchos puntos.

Es aquí donde puede cobrar sentido una estrategia previa de autopublicación que haya tenido éxito.
Tip #3: haz una Propuesta Única de Venta

Cuenta por qué tu obra es buena. Cuenta por qué será rentable publicarla.

Cuenta qué tiene tu libro que no tengan otros.

En pocas palabras: vende tu novela.

Sé creativo, exprímete el limón en esta parte.

Eres una persona única y por ello tu obra también es única, original e irrepetible en el tiempo y en el espacio.

Sí… es posible que no cuentes nada nuevo… pero tengo una buena noticia para ti:
No se ha escrito nada nuevo desde hace miles de años.

La humanidad lleva contando las mismas historias desde siempre.

Lo que hace que no nos cansemos de ellas es la manera de contarlas.

El toque único y personal, la visión irrepetible de cada narrador sobre la vida, el universo y todo lo demás.

Busca ese toque tuyo y hazlo visible a un editor que todavía no te ha descubierto.

Cuando encuentres ese toque y descubras en qué eres diferente al resto, habrás encontrado mucho más que tu USP —Unique Selling Proposition = Propuesta Única de Venta.

Tal vez hayas encontrado también tu estilo propio, tu voz como narrador.

Pero tienes que ser realista también y ver qué diferencia tu obra de otras que ya están en el mercado: destaca la originalidad de tu propuesta, lo poco convencional del argumento, el mercado específico al que va dirigido…Publicar un libro

Ten en cuenta que un editor es un empresario que busca la máxima rentabilidad de lo que publica: ofrécele un caramelo, no un ladrillo.

Un último consejo: toca con los pies en la tierra. Por muy alta consideración que tengas a tu propia persona y a tu obra, procura no sonar como un lunático. Un poco de orgullo es bueno, un exceso de confianza es peligroso.

Y un beneficio adicional:
al escribir una Propuesta Única de Ventas demuestras al editor
que comprendes la importancia del marketing,
lo cual siempre es un valor añadido.
Tip #4: breve sinopsis

Una breve sinopsis es justo eso: una breve sinopsis.

No es un informe detallado y exhaustivo de tu novela.
No es un texto de contraportada para venderla.
No es el prólogo, ni la introducción.
Ni una justificación del por qué esta novela y no otra.

Resume tu novela en más o menos una página o página y media, con el foco puesto en los puntos esenciales y detalles más importantes.

No temas chafar el final. No temas desvelar giros imprevistos, ni detalles de la trama. Cuéntalo todo, pero cuéntalo resumido.

Eso es una breve sinopsis.
Tip #5: carta de agradecimiento

Si bien en la Propuesta Única de Ventas deberías explayarte y no mostrar demasiada modestia —recuerda: tampoco exceso de confianza—, en la carta de agradecimiento deberías mostrar algo de humildad.

Agradece al editor el tiempo empleado en la lectura de tu original. Atención a esto porque no se prodiga mucho por ahí y marca una diferencia:
Incluye un apartado que solicite,
en caso de rechazar la publicación de tu libro,
consejo profesional para mejorar y hacerlo publicable.

Ponte a disposición del editor para aclarar cualquier duda que pueda surgirle o sugerencia que quiera hacerte.

Todo eso denota profesionalidad, actitud perseverante, capacidad de aprendizaje y voluntad de mejora.

Junto con una buena carta de presentación y una sólida Propuesta Única de Ventas, causarás una impresión demoledora.
Tip #6: el enorme trabajo de ser espontáneo

Si quieres sonar espontáneo, verdaderamente espontáneo… debes dedicar algunas horas a ello.

Dirigirte a un editor es como un juego…

Procura sonar natural al mismo tiempo que formal: no dejar nada en el tintero, incidir en lo importante, tratar todos los puntos que te interesa tratar y pasar de puntillas por los que no.

Además, que parezca como escrito de pasada, sin darle mucha importancia.

Para lograrlo debes trabajar mucho en ello. Revisa casi tantas veces y de forma tan exhaustiva tu propuesta editorial como corriges tu propia obra.

La espontaneidad cuesta mucha dedicación. Los textos que más cuesta escribir son aquellos que parecen escritos de manera espontánea.

Un editor lo sabe. Lo agradece y lo valora.
Escribir una buena carta de presentación nunca es perder el tiempo.

Tampoco los es hacer un  buen trabajo de investigación.

Antes de enviar tu propuesta de publicación, averigua qué sello es el adecuado para tu libro.

Las editoriales tienen una línea editorial; es decir, una coherencia en la selección de los libros que editan.

Es posible que una misma editorial tenga diferentes colecciones para publicar temas específicos o géneros, como la colección de novela romántica, la serie negra, etc.
Tip #7: lo anterior no sirve de nada sin un buen trabajo que presentar

En efecto. De lo anterior casi todo es fachada, etiqueta, educación, presentación… necesario, sí, aunque una mera formalidad.

Porque puedes presentar la mejor semblanza del mundo, tener la mejor Propuesta Única de Ventas del mercado, una sinopsis atractiva… pero no servirá de nada si tu texto no está a la altura.

La narración, los personajes, el ritmo, el tono… si no funcionan, de nada te servirá un buen envoltorio.

Ni siquiera un estilo depurado y una correcta ortotipografía.

Es cierto que un editor puede decidir no publicar una obra por muchos motivos: no encaja en la línea editorial, no comulga con sus valores, ha cubierto ya el cupo de la temporada y muchos más motivos ajenos a la calidad literaria o viabilidad comercial.

Cierto que es imprescindible una buena estrategia de publicación, preocuparse del marketing y todo eso, pero…
El buen contenido es la razón de ser y el motivo por el cual funciona todo lo anterior.

Sin un buen texto que funcione, puedes ser el mejor vendedor del mundo que no conseguirás colocar un pésimo producto a nadie, ni editores ni lectores.
Conclusiones

Estos consejos no son porque sí: quieres dirigirte a un profesional que se pasa el día recibiendo originales como el tuyo.

Si consigues destacar de la gran mayoría, es posible que te tenga en cuenta y le dé una oportunidad a tu texto.

Este profesional que recibe tu propuesta es solo un primer filtro.

Ten la seguridad que el editor jefe no lee originales: su tiempo es demasiado valioso y pagan a otros por hacer ese trabajo.

Por eso, cuando un lector decide recomendarle a su jefe que lea un original, se cuida de no hacerle perder el tiempo.

Para lograr pasar los primeros filtros, tu obra no sólo debe ser buena.

La forma de presentarla debe decir de ti que eres un profesional serio, competente, que se preocupa de ser respetuoso, conoce el sector editorial, valora el tiempo ajeno y el propio yendo al grano, muestra humildad, seguridad en sí mismo…

Vamos, lo que en cualquier sector y en cualquier época se ha denominado siempre CAUSAR BUENA IMPRESIÓN.

Algo que nuestras madres y abuelas se empeñan en inculcarnos desde pequeños… por algo será.

Si además de todo esto, el editor puede investigar tu presencia en Internet y descubre que eres un autor concienciado de la importancia de una buena marca personal, que realizas una campaña de presencia en las redes sociales… tienes la combinación ganadora.

Tag: taller de escritura