Tag : art-paul

post image

Muere Art Paul, creador del conejito de ‘Playboy’

Las cosas recordables se pueden efectuar en escaso tiempo. Ni una hora le llevó esbozar el logotipo de Playboy a Art Paul, fallecido el sábado pasado a raíz de una neumonía a los noventa y tres años de edad en un centro de salud de la ciudad de Chicago. “Lo dibujé en unos minutos”, recordaba en una entrevista. “Si hubiese sabido lo conocida que se haría esa marca le hubiese dedicado considerablemente más tiempo; y, muy seguramente, no me hubiese salido tan bien”.

El conejo con pajarita se transformó en uno de los símbolos corporativos más reconocidos de la historia. El creador de la gaceta, Hugh Hefner (mil novecientos veintiseis-dos mil diecisiete), le encargó su diseño completo el año de su creación, en mil novecientos cincuenta y tres. El editor que vivía en bata contaba hace unos años las circunstancias de su contratación: “Es muy simple. Fue el tipo conveniente en el sitio conveniente en el instante adecuado”, y destacaba su relevancia en él éxito de la mítica publicación: “No podría haber hecho todo esto sin él”.

Paul era entonces un joven ilustrador y diseñador que trabajaba por libre en la ciudad de Chicago, influido por el estilo simple y refinado de la alemana Escuela Bauhaus. Él diseñó la primera portada, con una muy bella Marilyn Monroe saludando en un desfile a la multitud; y asimismo el logotipo, que al comienzo pensó usar solamente como detalle gráfico para cerrar los artículos. Mas al tercer número lo llevó a la portada. El conejo fue la figura escogida, explicó breve Paul, “por ser el playboy de los animales”.El diseñador gráfico Art Paul, en 1971.

Arthur Paul nació en la ciudad de Chicago el dieciocho de enero de mil novecientos veinticinco donde instalo su primer estudio de diseño. Tenía un año cuando se quedó huérfano de su padre, un emigrante de Ucrania. A lo largo de su niñez, en la que se ganó sus primeros dólares americanos repartiendo periódicos, descubrió su gusto por el arte al quedarse prendado de una estatua de su hermana que hizo su hermano mayor y que Paul preservó como oro en paño hasta el último día. En el instituto dibujó en el diario de los estudiantes y también hizo murales en las instalaciones escolares. Con el apoyo de un maestro que advirtió su talento, consiguió una beca para empezar sus estudios artísticos en el Instituto de Arte de la ciudad de Chicago, sirvió entonces en la Fuerza Aérea de E.U. a lo largo de la Segunda Guerra Mundial y, a la vuelta, aprovechó el plan de ayudas para soldados para proseguir desarrollando su capacitación, ya con una orientación concreta, en el Instituto de Diseño de la ciudad de Chicago, el día de hoy Instituto Tecnológico de Illinois, licenciándose en mil novecientos cincuenta.

Fue el directivo de arte de Playboy a lo largo de veintinueve años en los que la gaceta cosechó incontables premios de diseño y se consagró como una referencia mundial para la concepción visual de las publicaciones de información y entretenimiento, resaltando su fluidez, ritmo, diversión y colorido, y con marcas de la casa como poner anexos 3 ademanes diferentes de una misma sesión fotográfica para ilustrar entrevistas.

Además de esto, Paul encargó ilustraciones y dibujos originales para la portada a artistas con renombre como Andy Warhol, Salvador Dalí o bien James Rosenquist, pidiéndoles que el resultado fuera capaz de referir a un tema por sí mismo y concediéndoles plena libertad creativa.

La pieza maestra de este diseñador habita el Olimpo del diseño al lado de logotipos como los de Nike, Apple, McDonald’s o bien Disney. Queda como un jalón de la cultura pop del siglo veinte, tan icónico y funcional que, una vez, una carta llegó sin dirección de destino desde California hasta la sede de la gaceta en la ciudad de Chicago sellada solamente con la imagen del conejillo. En mil novecientos ochenta y dos se retiró de Playboy. “Creo que cumplí”, afirmó Art Paul.