El ozono y todo lo que puede hacer por ti

Cuántos tratamientos existen para progresar la salud y el aspecto de nuestra piel? Cientos, quizá miles. Hoy hablaremos de la mano de la doctora Leire Gorrotxategui de uno basado en el ozono: la ozonoterapia. La doctora es Diplomada en Medicina, Master en Medicina Estética, Master en Medicina Regenerativa y Antienvejecimiento

Terapeuta Homeópata.

El ozono se forma en torno a las rompientes de mar, cataratas y veloces de ríos y tras las tormentas. Está presente en la atmosfera, es un anillo que rodea al planeta. El ozono fue descubierto en mil ochocientos cuarenta empleándose como germicida, por sus propiedades asépticas, primordialmente en el tratamiento del agua. Si bien la aplicación del ozono con fines terapéuticos data de principios del siglo veinte, fue en la I Guerra Mundial cuando se observó que tenía un alto poder cicatrizante. Más tarde se probó de manera exitosa en el tratamiento de fístulas, en el insuflado de vagina, útero, vejiga y agujeros nasales, y se descubrió asimismo el incremento del potencial oxidativo de la sangre.

El ozono ha sido reconocido por la comunidad científica internacional como uno de los más poderosos oxidantes. Ha sido probada su capacidad antivírica, antifúngica y antibacteriana. Se trata, por consiguiente, de un procedimiento económico, simple y de múltiples aplicaciones que muchos piensan que puede forzar una revisión de la industria médica.

Su papel es tanto terapéutico como precautorio. El ozono reduce la cadena de ácidos grasos, lo que facilita la supresión de las células adiposas; mejora la oxigenación de los tejidos y los regenera.

El efecto ventajoso del ozono está asociado a la preservación de los mecanismos antioxidantes endógenos, responsables de un menor agobio oxidativo. Lo que acarrea a que el ozono actúe en la minoración de los radicales libres de oxígeno que son los responsables de la lesión del tejido. Y es que las células poco oxigenadas son una mina para virus y bacterias.

En medicina se utiliza una mezcla de oxígeno y ozono que se llama ozono medicinal. La terapia con ozono consiste en la aplicación de esa mezcla con fines terapéuticos. Es un tratamiento polivalente, flexible, apenas sin efectos secundarios y sin peligro aplicándose de manera correcta y a las concentraciones convenientes.

El uso del ozono tiene mútiples beneficios en la medicina

Las aplicaciones vienen determinadas por sus propiedades antiinflamatorias, asépticas, de modulación del agobio oxidativo y de mejora de la circulación periférica y de la oxigenación tisular. Esto indica el extenso número de nosologías para el que la ozonoterapia resulta apropiada, bien por sí misma o bien como tratamiento complementario.

Las concentraciones y el modo perfecto de aplicación dependen del inconveniente a tratar, en tanto que la concentración del ozono determina el género de efecto biológico que genera y el modo perfecto de aplicación marca su campo de acción en el organismo. Generalmente, se pueden tratar las nosologías con origen inflamatorio, infeccioso, isquémico y perturbaciones del agobio oxidativo: artrosis, artritis, fibromialgia, hernia discal, venas varicosas y úlceras varicosas, ruptura de pilíferos, cansancio y fatiga crónica, pérdida de memoria, etcétera

Los mayores beneficios son sus efectos a nivel sistémico; su poder antioxidante para el antienvejecimiento y la medicina regenerativa; su efecto energizante para las células puesto que reactiva el metabolismo de los azúcares, lípidos y proteínas lo que le deja a exactamente las mismas recobrar su funcionalidad y vitalidad. Asimismo está probado su efecto antitumoral y anti metastásico siendo un complemento eficiente en tratamientos de quimioterapia y radioterapia.

La aplicación de ozono médico tiene efectos terapéuticos debido a la activación de los sistemas antioxidantes, la estimulación del sistema inmune, la vasodilatación arterial, el incremento de la oxigenación tisular, el incremento de la energía celular, la acción antiinfecciosa y germicida; y la acción regenerativa de la piel…

Su efecto es acumulativo. Se marchan produciendo procesos mediadores que actúan como señales a distancia que fortalecen las ventajas de la ozonoterapia a nivel sistémico. Por lo tanto, tiene acciones inmediatas y otras en un largo plazo, siendo sus efectos conocidos desde unas horas a semanas, en dependencia de factores como la nutrición, el agobio, la genética, dosis y concentración aplicada, etcétera

El papel antioxidante, antinflamatorio, aséptico, oxigenante, regenerador… del ozono puede ser de útil aplicación en el cuidado tanto de la piel como del organismo generalmente, bien por sí solo o bien en combinación con ciertos tratamientos como la Mesoterapia (Facial, Anatómico o bien Pilífero), PRP, Sueroterapia, etcétera fortaleciendo sus efectos.

El Ozono deja un mejor transporte del oxígeno y no deja restos tóxicos en el organismo pues en su interior se descompone en oxígeno. Con Ozono asimismo se estimula la producción de colágeno y elastina, se desinficiona la piel de elementos beligerantes y estimula el desarrollo de la vitamina liposoluble D, la que hace que la piel esté más suave y lisa.

La Ozonoterapia es un tratamiento conveniente para combatir la celulitis, puesto que el ozono oxigena los tejidos, activa el metabolismo de las grasas y ayuda a quitar los ácidos grasos insaturados.

Asimismo ofrece buenísimos resultados en el tratamiento de inconvenientes de soriasis, vitíligo, herpes, acne, dermatitis o bien en procesos de cicatrización. Además de esto, la aplicación de ozono a través de sueroterapia tiene un efecto energizante, reparador y revitalizante para todo género de pacientes. Al unísono que les fortalece el sistema inmune y el sistema antioxidante. La mayor parte de los pacientes experimentan una sensación de bienestar y también, aun, alegría.