La Ciudad tendrá su primera y única noche de los casamientos y todos los porteños están invitados a las ceremonias

Hubo un tiempo en que la única forma de casarse era en las salas de algún Registro Civil o bien sede comunal. Hasta el momento en que, desde diciembre de dos mil dieciseis, se habilitó la posibilidad de hacerlo en sitios no usuales. Todo empezó con una prueba conduzco en el Teatro Colón. Después se añadieron espacios públicos, como jardines, museos, clubes y hasta el Autódromo. Este viernes se va a llegar a los trescientos cincuenta matrimonios festejados en lugares simbólicos de la Urbe. Y para celebrarlo, por única vez, se efectuará la primera y única Noche de los Casamientos.

Las liturgias se efectuarán de diecisiete a veintidos en 5 puntos: la Floralis Genérica, la Legislatura porteña, el Planetario, el Puente de la Mujer y la Plaza Vaticano. Cara esos lugares, que van a estar ambientados para la ocasión, van a ir los oficiales públicos que casarán a las parejas. Y todos y cada uno de los porteños que deseen participar están convidados a las liturgias.

Las treinta parejas fueron escogidas por sorteo entre las mil trescientos que se anotaron. En el caso de lluvia, los casamientos programados en lugares al aire libre van a ser trasladados al salon de eventos Dorado y San Martín de la Legislatura de la Urbe y se van a hacer desde las diez. Los del Planetario no, pues se efectuarán en ese

En todos y cada uno de ellos de los lugares se mezclarán las historias amorosas de 6 parejas. Como la de los marplatenses Marcos Navarro y Patricia Ovejero, que se residieron en la Urbe en dos mil cinco para acompañar la restauración de su primera hija, Ariana, en un centro de salud, y se casaron en un salon de fiestas en belgrano. Años después asimismo llegó Francesca. Y las dos van a estar en primera fila cuando sellen su amor, cobijados por la Floralis Genérica.

En exactamente el mismo sitio se casarán Yamila Rodríguez y Lucas Ovejero. Se conocieron trabajando en una estación de servicio. «Estamos a puntito de cumplir este fantástico sueño en un sitio simbólico tan bonito de la Urbe como la Floralis, a días del nacimiento de nuestro amado y aguardado hijo, León Rivero. Y tan enamorados como el primero de los días», cuenta , que está encinta.

«Yo vendo chismes, ¿vos qué haces?». «Yo soy vocalista». El romance entre Eduardo Fernández y Gladys Campos comenzó con este diálogo, hace dieciocho años, cuando los dos coincidieron al pie de la cama de un conocido enfermo en el centro de salud Durand. De verdad, vendía equipos de medición de polución ambiental y era traductora. El día de hoy tienen un hijo de nueve años. Y, por último, se casarán nada menos que en la Plaza Vaticano.

Entre las parejas que protagonizarán la Noche de los Casamientos, hay múltiples oriundas de países sudamericanos. Como la de los venezolanos Pastor Valero y Belfred Hernández. Proceden de exactamente la misma urbe, Barquisimeto, mas recién se conocieron por Internet a 4 días de que llegase a la Argentina. Un año después, Pastor consiguió adquirirle un pasaje a Belfred a fin de que viniese de vacaciones a Buenos Aires. Jamás se fue. Ellos se marchan a desposar en la Legislatura, la construcción del reloj que tanto admiraron la noche en que se comprometieron, cuando lo descubrieron desde la ventana de un hotel próximo.

Javier Ospina Rodríguez y Fátima Moyetones Velázquez asimismo son venezolanos. Se conocieron hace 4 años y medio, en su trabajo y llegaron al lado de la Argentina hace un año y 6 meses. Recibieron su primer año nuevo en la Urbe, el dos mil dieciocho, en el Puente de la Mujer. Y justamente es allá donde se van a dar el sí este viernes.

La Noche de los Casamientos es organizada por Participación Ciudadana y la Dirección General del Registro Civil y Capacidad de las Personas del Ministerio de Gobierno porteño, con la cooperación de los ministerios de Cultura y Entorno y Espacio Público y la la Segregaría de Atención y Administración Comunal .

«Sumar estas nuevas locaciones a las existentes por esta noche responde a un permanente pedido de los vecinos, que procuran gozar de su urbe en los instantes pero trascendentes como es el de su matrimonio. Además de esto, siendo la primavera la época alta para los casamientos, ya organizamos un nuevo lanzamiento, desde la Noche de los Museos (diez de noviembre), para desposar a los vecinos asimismo los días sábados en al sede central del Registro Civil», adelanta el directivo del Registro Civil de la Urbe, Mariano Cordeiro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *