¿Puede una aplicación para móvil ser un anticonceptivo fiable?

Para sorpresa de ginecólogos y especialistas responsables del control de las enfermedades de transmisión, la Administración de Comestibles y Fármacos de E.U. (FDA), que es la máxima autoridad sanitaria del país, ha aprobado una aplicación móvil como procedimiento anticonceptivo.

Naturaleza Cycles, que es el nombre de esta aplicación que te permite olvidarte de nombres de bebe mujer y nombres de varon, marcha mediante un algoritmo que calcula los días del mes con mayor probabilidad de que una mujer sea fértil desde las lecturas cada día de su temperatura anatómico (días colorados en los que aconseja el sexo con preservativo). La clave no es otra que que, una vez pasada la ovulación, el cuerpo aumenta medio grado centígrado. Si ya no hay óvulos libres para fecundar, la aplicación da vía libre para practicar sexo sin protección (días que aparecen de color verde).

Conforme Terri Cornelison, subdirectora de Salud de la Mujer en El Centro de Dispositivos y Salud Radiológica de la FDA, “los usuarios están usando poco a poco más tecnologías médicas digitales para orientar sus resoluciones al día de salud. Esta nueva aplicación puede suministrar un procedimiento anticonceptivo eficiente si se emplea de manera cuidadosa y como debe ser”. Si bien, matiza: “Las mujeres han de saber que ningún procedimiento anticonceptivo es perfecto. Por consiguiente, el empleo adecuado de este dispositivo todavía podría resultar en un embarazo no planeado”.

Una ruleta rusa para las mujeres con ciclos irregulares
Sobre el papel, algo más del noventa y ocho por ciento de confiabilidad con un empleo perfecto. Y un noventa y tres por ciento con un empleo real, esto es, que en alguna ocasión practiquen el coito sin protección en días fértiles o bien no hayan tomado la temperatura anatómico de la manera conveniente, alterando de este modo los resultados. Pues esta es la madre del cordero: la mujer tiene que tomarse la temperatura cada mañana, a lo largo de múltiples minutos, solamente despertarse y ya antes de poner el pie en el suelo, con un termómetro basal.

Cierto que estos instrumentos advierten con precisión el leve incremento de temperatura que se genera en el cuerpo de la mujer alrededor del instante de la ovulación. Mas implica una disciplina prusiana en la medición. La doctora Mercedes Herrero Conde, ginecóloga de Gine4 en HM Centros de salud, muestra sus renuencias frente a la recién llegada. “Los datos que aportan son peores que métodos como los LARC (anticonceptivos reversibles de larga duración, como el DIU o bien los implantes subdérmicos), segurísimos y con poquísima intervención de la usuaria. Además de esto, el procedimiento de tomar la temperatura es confuso y sujeto a variabilidad si no se cumplen todas y cada una de las condiciones”.

El fabricante advierte a la usuaria que debe meter manualmente en la aplicación factores como un día de resaca, la fiebre o bien noches en las que haya dormido 2 horas menos de lo frecuente. Sin contar con que en el caso de ciclos irregulares la seguridad se aproxima a jugar a la ruleta rusa.

Una puerta abierta a las infecciones de transmisión sexual
Como muchos de sus compañeros, la doctora Herrero Conde ve un inconveniente todavía mayor: las aplicaciones móviles procuran a un público muy joven. Exactamente el mismo con relaciones íntimas ocasionales para el que se aconsejan métodos de barrera como el preservativo, simple de adquirir y de emplear y muy eficiente contra muchas enfermedades de transmisión sexual.

Mudar el condón por una aplicación, abre las puertas a un repunte de infecciones como la clamidia, la blenorragia o bien el SIDA (VIH, que da origen al VIH). “Las infecciones de transmisión sexual (ITS) están ya incrementando en España y en el planeta. De ahí la insistencia en que, en el caso de relaciones no estables, se recurra al ‘doble método’: preservativo asociado a otro procedimiento anticonceptivo”.anticonceptivo

Cada vez existen más métodos alternativos
La busca de sistemas de control menos medicalizados ha provocado el apogeo reciente de métodos de detección de la ovulación desde pequeños cambios en la fisonomía femenina. Aparte de la comentada toma de la temperatura, están el escrutinio del moco cervical, la consideración de la apertura del cuello del útero y el cómputo de la hormona luteinizante. “A lo largo de la ovulación el moco cervical que sale del cuello cara la vagina se vuelve más fluido, similar a la clara de huevo. El resto del ciclo es más viscoso. En lo que se refiere a lo de querer la apertura del útero, hay que apuntar que el útero no presenta una apertura física tan relevante al tacto para señalar o bien descartar la fecundidad o bien la ovulación”, aclara la ginecóloga.

La hormona luteinizante (LH por sus iniciales en inglés) es la responsable de dar el pistoletazo de salida a la ovulación. Si abunda, hay fecundidad a la vista. Como muchas otras hormonas, termina sus días en la orina. Y eso se puede contabilizar con un test de orina afín a los de embarazo a través de ‘varillas’. Las hay con lectura incluida (aparecen unas rayas que señalan si hay ovulación en proceso) y otras que se introducen en un dispositivo electrónico que responderá con una carita sonriente si la maternidad está a puntito. Mas este procedimiento “La subida de hormona luteinizante (LH) en sangre es intensísima y corta. Antecede a la ovulación en unas horas y después cae en picado. Podría darse el en el caso de que la LH ya se haya negativizado, mas el óvulo todavía sea viable”, prosigue la especialista. Esto es, no son métodos totalmente fiables: ni resguardan contra las enfermedades de transmisión sexual ni aseguran la prevención del embarazo.

Dudas razonables en torno a la concepción
Esta nueva aplicación móvil viene a ser la versión tecnológica del procedimiento Ogino. Enunciado en mil novecientos veinticuatro por el ginecólogo nipón Kyusaku Ogino y perfeccionado años después por el médico austriaco Hermann Knaus asistió a muchas familias a supervisar la natalidad de forma natural. Y a otras tantas, a ampliar su progenie por fallos en el procedimiento. ¿La razón? Esto es biología, no matemáticas. Hay márgenes de fallo, lucha por la supervivencia y ciertos fallos de término. La doctora Herrero Conde soluciona ciertas de estas dudas.

¿Cuánto puede vivir un óvulo, fuerte, lustroso y fecundable? El ovocito es la célula que hallamos en el ovario ya antes de la meiosis, una de las fases de su desarrollo. Una vez maduro pasa a llamarse óvulo. Continúa vivo y fecundable entre doce y veinticuatro horas. La ovulación es la salida del óvulo desde el ovario cara las trompas de Falopio.

Y los espermatozoides, ¿cuánto subsisten en la mujer? Pueden vivir setenta y dos horas. Boticaria García agrega que no es exactamente lo mismo un espermatozoide recién aterrizado, que uno que lleva múltiples días languideciendo en un largo viaje por la vagina cara el útero y las trompas de Falopio De esta manera el primero va a tener un treinta y tres por ciento de posibilidades de éxito frente al quince por ciento de su contrincante agonizante.

El día de ayer el óvulo no estaba todavía maduro. Por ende, la mujer no era fértil. Tuvo sexo sin protección. El día de hoy ha ovulado. O bien lo va a hacer mañana. ¿Puede quedarse encinta? De producirse la ovulación tras ese coito, ya antes de los 3 días, se puede generar el embarazo.

¿Puede haber embarazo fuera de los días fértiles teóricos? Los días que se consideran como fértiles son aquellos en los que la probabilidad de embarazo es máxima. Mas puede haber fecundación en otras fases del ciclo debido a ovulaciones múltiples o bien a un fallo en el cálculo. Sin olvidar el periodo de supervivencia del espermatozoide.

Factores externos como el agobio o bien un viaje con cambios horarios, ¿pueden trastocar la ovulación? Cualquier cambio en el ritmo de vida que modifique las condiciones de la medida de la temperatura, hace que el procedimiento pierda eficiencia. No encuentro muy viable este sistema para el modo de vida de muchas mujeres de en nuestros días.

¿Es posible quedarse encinta teniendo la regla? En ocasiones se genera un sangrado leve coincidiendo con la ovulación. A veces es más rebosante y se confunde con la regla. Además de esto, puede haber ovulaciones múltiples, aunque esto es menos usual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *