Cómo prepararse para participar en un concurso de cerveza

Este año participé en el National Homebrew Competition de E.U. con estas cuatro cervezas:

Valentina IPA
IPA Negra
Columbus Citra pale ale
Ale Belga con manzanilla
Si bien las cervezas importadas no pasaron a la final, si recibieron estos certificados de la asociación. Valentina IPA, y su delivery de bebidas, recibió el mejor puntaje.

De esta experiencia aprendí que no solo basta mandar una cerveza rica para ganar un concurso, sinó que esta debe ser inusual. Como un ejemplo, la Citra Pale ale es una receta fácil de solo 3 maltas y 2 lúpulos, muy refrescante y con intenso aroma y sabor cítrico, mas la falta más carácter para competir contra otras cervezas considerablemente más complejas.

Por otro lado, en estos concursos no solo se juzga el sabor de la cerveza, además de esto se juzgan otros aspectos como la aproximación al estilo, y fallos técnicos que en muchas ocasiones son inapreciables para aquellos paladares con poca experiencia para advertir sabores indeseados que en ciertas ocasiones no son producidos por descuidos sanitarios, sinó por exactamente los mismos ingredientes a lo largo del proceso de preparación de la cerveza.

Estas son ciertas sugerencias para progresar recetas de cerveza y prepararse para la participación en concursos de cerveza.

Probar estilos de cerveza
Quizás lo más esencial es investigar sobre estilos de cerveza y probar muchas cervezas, tomando debidas notas de estos ejercicios. Esta es una genial forma de adiestrar el paladar, inspirarse y aprender a distinguir los diferentes estilos de cerveza.

Es prudente hacer una busca de las mejores representaciones de estos estilos, en tanto que posiblemente ciertas cervecerías tengan su interpretación. Como un ejemplo, de qué forma catalogaría la cervecería Bavaria a su cerveza Poker?

Investigar sobre estilos de cerveza
Si bien la cata podría gozarse más, es preciso investigar sobre los estilos de cerveza, los ingredientes que generalmente son utilizados en estos estilos, técnicas de preparación, su historia, recetas publicadas por fuentes reconocidas, etcétera

En la actualidad existen muchas fuentes de investigación libres en múltiples medios. En YouTube, por poner un ejemplo, hay múltiples canales que registran entrevistas con especialistas en diferentes temas, que facilitan comprender los diferentes micro procesos implicados en la preparación de cerveza, y el origen y evolución de diferentes técnicas. BeerSmith es uno de esos canales que he encontrado bastante útil y también informativo.

Emplear software de diseño de recetas de cerveza
En el momento de probar con nuestras recetas, el empleo de software para respaldar nuestros diseños de recetas es vital para calcular las distintas peculiaridades del resultado final en dependencia de los ingredientes que vamos a emplear y de qué manera vamos a emplearlos a lo largo del proceso. Generalmente estos géneros de software cuentan con guías predeterminadas de estilos, y muestran de forma clara si nuestras cervezas caerán en el rango de cada característica.

Cabe nombrar que el empleo de software no garantiza que la cerveza resultante sea una representación del estilo escogido. De ahí que es esencial investigar sobre ingredientes y técnicas, aprender de historia, y probar muchas cervezas para poder tener un mejor criterio en el diseño de nuestras recetas.

Aprender a advertir sabores indeseados
Quizá esta es una de las recomendaciones que precisan más práctica para tener un paladar entrenado. En tiendas de insumos de cerveza se pueden lograr equipos de adiestramiento para advertir estos sabores indeseados, consistentes en pequeñas dosis de líquidos que, al añadirlos en cervezas limpias, producen dichos sabores, para de esta manera aprender a distinguirlos.

En concursos de cerveza, una parte de las notas de la calificación incluye defectos técnicos.

Refinar nuestras recetas
No solo es suficiente con generar una cerveza exquisita, para ganar un concurso se precisa generar una cerveza inusual, compleja, única, que sobresalga sobre las otras, puesto que probablemente muchos de los participantes asimismo van a estar registrando cervezas exquisitas.

Por ende, una vez hayamos elegido una receta prometedora, es esencial ser realmente críticos y buscar formas de mejorarla. Estas son ciertas preguntas que nos podemos formular:

Qué tan aproximada es nuestra receta al estilo que está representando?
Podría mejorarse su aroma?
Podría mejorarse la dificultad de su cuerpo?
Podría mejorarse el sabor brindado por el lúpulo?
Podría progresar la calidad del agua empleada?
Podría mejorarse el cómputo entre la malta, el lúpulo, la diastasa, el agua, y demás ingredientes, conforme el estilo que está representando?
Si solicito esta cerveza en un bar, la preferiría sobre otras cervezas?
Como un ejemplo, mi receta Valentina IPA con piña, registrada como “Fruit beer” o bien cerveza con frutas, recibió treinta y siete puntos en el concurso, clasificada como “Muy Buena (treinta-treinta y siete)” conforme la guía de puntajes del Beer Judge Certification Program (BJCP). Cervezas en ese rango seguramente tienen un pequeño fallo técnico o bien de estilo, o bien quizá les falta cómputo o bien dificultad. Conforme las notas que recibí, lo que más precisa ajustarse en esta receta es su sabor, puesto que conforme los jueces, el sabor de la fruta no fue tan persistente como los del lúpulo, y aguardaban más sabor a piña con arreglo al estilo en el que fue registrada.

Personalmente, cuando deseo prosperar alguna de mis recetas, generalmente hago alteraciones leves en ciertos de sus ingredientes, para disminuir al mínimo las variables y de este modo determinar mejor el origen de los cambios, para de esta forma aprobar o bien desechar estas resoluciones gradualmente. Mis fermentadores son todos de cuatro litros, esto me deja iterar estas alteraciones con más velocidad, y además de esto equiparar el efecto de diferentes ingredientes en un mismo lote, especialmente cuando deseo investigar sobre diastasas, diferentes métodos de fermentación, o bien añadir diferentes ingredientes después del hervor, solo es hacer un lote de ocho o bien doce litros, y dividirla en dos o bien tres fermentadores para cotejar semejantes ingredientes.

Participar en concursos
Por último, se precisa participar en concursos para adquirir experiencia y percibir retroalimentación de una parte de profesionales, en tanto que nuestros amigos y familiares en general nos dirán que nuestras cervezas “saben rico”, lo que es bastante equívoco, y habitualmente es el resultado de no estar suficientemente expuestos a cervezas de calidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *