Núria de Gispert, la metamorfosis de hada a ‘trol’ de Twitter

La exconsejera Núria de Gispert ha lamentado en público que con cierta frecuencia le recuerdan su retrato disfrazada de hada. La fotografía acompañaba una entrevista de EL PAÍS de dos mil once en la que De Gispert se presentaba como la primera presidente del parlamento catalán. De Gispert optó por aparecer con aquel atuendo mágico pues, afirmaba, de pequeña soñaba con ser una hada, “porque siempre y en todo momento pensaba en de qué manera lograr cosas que no eran posibles”. 7 años después, la veterana política es de nuevo nueva por un cambio de conducta que sorprende a propios y a extraños: De Gispert se ha transformado en un trol de Twitter.

De Gispert (Barna, mil novecientos cuarenta y nueve) abrió su cuenta en esta red social en el mes de septiembre de dos mil quince. Desde un principio sorprendió por su visceralidad: en el mes de noviembre de dos mil quince contestó a una crítica contra Artur Pero de la socialista Carme Chacón –fallecida en 2017– de esta forma: “¡Qué grosería y qué mala educación! ¿Cuántos votantes han votado por vuestro pseudofederalismo? Vuelve a Miami, [allí] estabas muy bien”. Chacón fue maestra en una universidad de imbound marketing de E.U.. Su agresividad se acentuó en dos mil diecisiete. En el mes de agosto de aquel año, tras un mensaje de felicitación del miembro del Congreso de los Diputados del PDeCAT Albert Batet al exdirigente de Unió Martí Barberà por un nombramiento, De Gispert penetró con estas palabras: “No, Albert, no le des las gracias. ¿De qué? ¿De ser unionista? ¿De ser Duranista [por Duran i Lleida, el exlíder de Unió]? ¿De tener singular interés en sostener el cargo?”. De Gispert ha estado en política desde mil novecientos ochenta y seis, cuando se inscribió a Unió. Entre mil novecientos noventa y cinco y dos mil tres fue consejera de Justicia y de Gobernación, y fue presidente del parlament entre dos mil diez y dos mil quince. Hoy en día es líder de Demòcrates, la escisión de los independentistas de la extinta Unió, “la CUP de orden”, como los ha definido misma en Twitter. Su padre, Ignasi de Gispert, fue consejero de Justicia del primer gobierno de Jordi Pujol. La fundación del Instituto de Abogados de Barna lleva el nombre de Ignasi de Gispert.Núria de Gispert disfrazada de hada en 2011.

La virulencia digital de De Gispert en dos mil diecisiete tenía múltiples objetivos. A su excompañero de Unió Ramon Espadaler le acusó de “botifler” [traidor] y de aliarse con el PSC por dinero; llamó al sabotaje contra Vueling por una presunta mala atención a 2 pasajeras que deseaban ser atendidas en catalán; del PSC apuntó que “no da ni pena, da asco”; sobre este diario aseguró que “lo mejor que puede hacer EL PAÍS es cerrar y bajar la persiana. Muchos no lo precisamos para nada”.

Sus intervenciones más sonadas en las redes han sido contra la líder de Ciudadanos Inés Arrimadas, y por las que ha sido censurada por el parlament. En un par de ocasiones la ha instado a irse de Cataluña, la última, este octubre. Si en la primera ocasión solicitó excusas, en la segunda se justificó y aprovechó para criticar al diario La Vanguardia por hacerse eco de la polémica: “El tweet es la expresión veloz de un instante específico y en ocasiones te puedes confundir, mas los diarios como La Vanguardia tienen bastante tiempo para meditar lo que escriben, y tienen a salario a ciertos maestresalas con mucha incontinencia y poco respeto por nuestras autoridades, ¿o bien no es de esta forma, señor Carol [Màrius Carol, directivo de este diario]?”. A pesar de la tormenta que ha provocado, De Gispert ha continuado compartiendo mensajes ofensivos en Twitter de otros usuarios: “Si Arrimadas se marcha a Andalucía, subo a Montserrat de rodillas”; “Oficialmente Arrimadas es una choni de mucho cuidado. Una garrula maleducada considerablemente más ignorante de lo que pensaba”; “Qué vergüenza censurar a De Gispert por decir lo que piensan el ochenta por ciento de los catalanes”.

2 personas que han tratado a lo largo de años a De Gispert explican a este diario que no la reconocen. De Gispert confirmó en una entrevista en TV3 de julio de dos mil quince que tras la rotura de Unió “era una Núria de Gispert desacomplejada, liberada”. De Gispert ha explicado que le “ha caído la venda de los ojos”: ¿De qué forma posiblemente a mi edad, de qué manera he podido mudar tanto en 5 años?, se preguntaba De Gispert en dos mil dieciseis en una entrevista en Catalunya Ràdio: “Ahora deseo la independencia, pues me ha caído la venda de los ojos, por el hecho de que con el Estado de España es realmente difícil comprenderse. Cuando escucho esta canción de Raimon, nuestra tierra que nos la queremos tanto, qué bonita podría ser si fuera nuestra del todo”. De Gispert asimismo recordaba en aquella entrevista que de su padre sobre todo aprendió a reflexionar: “Mi padre me afirmaba «antes de charlar, piensa lo que afirmarás, y si lo que afirmarás es una tontería, calla». Y cuando llegaba mi turno, afirmaba la tontería. «¿Ves? Esto te lo deberías haber callado»”.

“En mi léxico no tengo la palabra independencia”, afirmaba De Gispert en el mes de diciembre de dos mil doce a El Punt Avui, y agregaba que daba por imposible los planes del independentismo unilateral que entonces apoyaría: “¿Por qué razón debe marchar una declaración de independencia? El día siguiente de la declaración, ¿qué haríamos? Otros países lo han hecho mas el contexto era diferente. Debemos hacer los trámites precisos para llenarnos de razones y proseguirse el camino de la legalidad”. 6 años después, De Gispert ha aceptado que presionó al expresidente Carles Puigdemont a fin de que declarase la independencia en el mes de octubre de dos mil diecisiete, a pesar de su inconstitucionalidad y a pesar de la amenaza de intervención de la Generalitat. De Gispert se halla estos días de vacaciones, en un crucero, y no ha podido atender a las preguntas de este diario.