De la fragata al podio de la peluquería canina

Hace ya una década que Pedro Antonio Romero Fonte (Ferrol, mil novecientos noventa) se gana el pan en las Fuerzas Armadas y, si bien asegura que «el mar engancha mucho», este marinero de la fragata F-101 Álvaro de Bazán reconoce que desde hace algún tiempo cultiva otra pasión que lo tiene como obnubilado. «A mí siempre y en todo momento me han gustado mucho los perros, así que hace cosa de una decidí apuntarme a diferentes cursos de peluqueria canina por curiosidad y ahora estoy enganchadísimo», apunta Pedro con mucha alegría.La dicha que irradia tiene su explicación y es que, tras pasar por la academia del ferrolano Juan Chedas -para el solo tiene piropos y al que califica como un «maestro de élite»-, este joven marinero de veintiocho años se ha revelado como un genuino as en el arte de cincelar las melenas caninas. Y prueba de ello es que el pasado fin de semana, en Valladolid, Pedro logró auparse a lo alto más alto del pódium del Torneo Nacional de Peluquería Canina, donde se levantó como ganador de la categoría de principiantes. Hasta allí asistió acompañado de su profesor, Juan Chedas, quien siempre tuvo el pálpito de que su joven pupilo podía volver del certamen con un premio bajo el brazo. «Tiene muy buena técnica y, además, iba muy motivado por el hecho de que esto es algo que le entusiasma de verdad», advierte este veterano maestro y uno de los vanguardistas de la peluquería canina en Galicia.Con la ayuda de «Mía»En la categoría de principiantes, los concursantes tenían libertad en el momento de elegir la técnica para demostrar sus habilidades y, sin titubear mucho, Pedro Romero se decantó por realizar un stripping, un procedimiento utilizado con los perros de pelo duro y consistente en ir arrancando mechones a mano y con cuchilla. Para ello contó con la ayuda de la «modelo» Mía, una teckel del adiestrador mugardés Iago Triana, que le facilitó mucho el trabajo. «Si el can no te conoce de nada se puede poner inquieto, pero con Mía fue todo sencillísimo, porque yo ya la había atendido múltiples ocasiones y unos días ya antes del torneo me la llevé a mi casa a fin de que se acostumbrase a mi presencia», advierte el peluquero recién laureado. Al lado de Romero -y formando una parte del equipo «entrenado» por Juan Chedas-, asimismo viajó a Valladolid la nedense Tamara Pego, que si bien hizo un buen papel no consiguió llevarse ningún premio. Y la región también estuvo representada por Adrián Crespo, pupilo de Thiago Ferreira en la escuela de la peluquería canina y felina Patacán de Ferrol, que se llevó el bronce en la categoría de principiante con un corte escandinavo a Osvaldo, un can caniche.Con el sabor del éxito aún en los labios, el ganador del oro aprovecha ahora los días que todavía le quedan hasta la próxima navegación para proseguir ejercitándose en el arte de cincelar melenas caninas. «Tengo que aprovechar el tiempo que estoy en tierra al máximo, por el hecho de que esto me ha motivado mucho y ya pienso en presentarme a más concursos», afirma Pedro ilusionado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *