Crean colonias de verano y planes de fitness para perros

Que poco a poco más hogares en las grandes ciudades conviven con ellos se sabe: solo en la Ciudad de la ciudad de Buenos Aires, por poner un ejemplo, son más de 430 mil; y el país es el que más cantidad tiene por habitante (ver aparte). Mas más allá de las estadísticas, lo cierto es que los perros –de ellos se trata– ya se convirtieron en uno más de la familia y, en consecuencia, aparecen servicios cada vez más complejos para ellos, que incluyen desde el bienestar físico de las mascotas –con planes de entrenamiento y fitness, o bien un servicio de ambulancia– hasta retiros de fin de semana y colonia de vacaciones en un campo donde duermen la siesta en sillones y camas, y les celebran los cumpleaños tal y como si fuesen chicos.

María Eugenia Zuccaro –más famosa por su cuenta de Instagram @marufitvet, donde asimismo da consejos– cambió su cuerpo y su vida hace 3 años: abrazó el fitness, alteró su nutrición y empezó a entrenar y correr maratones, y quiso combinar el placer que experimentó con esos cambios con su actividad “formal”, la de veterinaria.

“Empecé a correr con mi cánido, Pepe, que es muy activo; y me percaté de que eso de compartir una actividad física con tu mascota está muy bien”, relata. De esta forma, armó su propio programa de entrenamiento y comenzó a ofrecérselo a otros, a quienes no solo les arma el plan de fitness; sino busca que “los dueños comprendan que sus mascotas, urbanas y sedentarias adoptan exactamente los mismos malos hábitos que ellos: más del cincuenta por cien de los perros en Buenos Aires tiene sobrepeso, y inconvenientes que adquieren de nosotros: ansiedad, estrés, miedos”, explica.

El plan que arma Zuccaro es integral: conoce primero a su ‘paciente’, pregunta qué busca el dueño –bajar de peso, intentar canalizar un mal comportamiento, o bien simplemente compartir una actividad física juntos, como pasear o bien nadar–. Asimismo hace chequeos cardiológicos, análisis de sangre y huesos, y un programa de alimentación. El tratamiento –que puede llegar a costar hasta $ 1.000 por mes– incluye segumientos en el consultorio. Sus clientes son, en su mayoría, mujeres de entre veinte y cuarenta, a quienes les interesa el fitness; o bien los hijos jóvenes de familias que desean que sus perros estén bien entrenados. “No se trata de solo mudar el comestible y hacer que bajen de peso, eso es lo más fácil”, resume.

Bien educados. La Manada no es solo una “guardería” de perros, es más que eso: Francisco García Ibar comenzó con ese proyecto hace quince años, cuando empezó a trabajar de entrenador y paseador; y en una chacra en Lima, cerca de Zárate, organiza retiros de fin de semana para perros y colonias de vacaciones –con todos los lujos– a lo largo del verano y el invierno, que cuestan unos dólares americanos seiscientos cincuenta diarios.

En los últimos un par de años, se duplicaron las consultas de su servicio, que define como “un alojamiento de campo para perros bien educados”. Y recalca que “mis clientes son personas que los tratan como si fueran sus hijos, y acá buscamos eso, darles el mismo tratamiento. Yo apunto a la gente que está comprometida con la educación y salud del perro. No únicamente darle amor, sino educarlo y estar encima de ellos. Eso produce, a la larga, perros equilibrados”.

Allá, las mascotas no solo se quedan, sino que asimismo comparten como si fuesen, literalmente, chicos jugando. “El campo tiene muchos estímulos naturales, donde ellos pueden tomar decisiones, seguir una huella, ser libres”, cuenta. Gabriela Ventura vive en Belgrano, y hace seis meses que lleva a Charlotte, su labradora de once años, a La Manada los fines de semana.“Yo necesitaba solventar su cuidado, pues me iba a un club con mis hijos donde no aceptaban perros. Para mí es como una hija y me encanta verla gozar. Prefiero verla al aire libre, no encerrada en un departamento. Allí hasta le organizaron su fiesta de aniversario con una torta con velitas y juegos especiales”, recuerda.

En el predio García Ibar hace travesías “para tener al conjunto unido y todos con las energías equilibradas y parejas”, y en el momento de acostarse, usan sillones y camas que ellos mismos eligen. Y en el verano, además de esto, hay aire acondicionado y se habilita un tanque australiano donde los perros pueden nadar, con trampolines a fin de que hagan piruetas. Comen todos juntos en una “cantina”.

Ranking mascotero

Los argentinos son fanáticos de los perros, y además, los que más perros por habitante tienen en la región.

El dato se desprende del estudio de GFK Global sobre mascotas, que dice que el sesenta y seis por ciento de los argentinos tiene un perro –el doble de la media mundial–, y que la consultora Focus Market utilizó para dar cuenta del perfil de estos dueños y sus gastos.

“A partir de estos datos es interesante ver de qué forma los hogares unipersonales vienen creciendo en los últimos tiempos, superando a los de tres a cuatro personas, donde el can pasó de ser un miembro más de la familia a ser la familia”, afirma Damián Di Pace, de Focus Market. “Sobre todo si pensamos en jóvenes con independencia económica, o adultos que se apartan y buscan tener una mascota”.

Son ellos quienes gastan un 60 por ciento más en sus mascotas –puede rondar hasta los $ dos mil, entre gastos de veterinario, paseador, comida, vacunas, hasta peluqueria canina, por ejemplo.

Veterinaria sobre ruedas

Hace doce años, a Gustavo Daniel Martínez, médico veterinario, lo empezaron a llamar para hacer atenciones a domicilio en countries del Gran Buenos Aires, mientras que sostenía a sus pacientes en Recoleta. Y se le ocurrió que podía unificar esa atención ofertando un servicio que, hasta ahora, afirma, sigue siendo “el único”: Vet on Wheels, una ambulancia para mascotas, donde puede encargarse de los perros con exactamente el mismo nivel que en una veterinaria tradicional, por el doble del costo en un consultorio. La medicación y los estudios van aparte. Y puede hacer operaciones de mediana complejidad, y trabajar con anestesista. “Sólo derivo a internación cuando hay que hacer ciertas prácticas, como hidroterapia; o bien cirugías muy complejas”, describe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *