El comercio electrónico en Argentina seguirá

El Comercio Electrónico ha alcanzado en 2017 ventas por ciento treinta y seis mil millones de pesos (sin IVA), de las que un 93 por ciento son bajo la modalidad empresa a consumidor (Business to consumer o B2C) y el resto entre usuarios (consumer to consumer o C2C). Esa cantidad de ventas representa un desarrollo en pesos del 41,7 por cien respecto del año anterior, o sea que la venta en línea tuvo un crecimiento real por encima de la inflación.
En 2004 la venta on-line sólo representaba 1.000 millones de pesos, cifra que en trece años se ha decuplicado, mientras los usuarios de internet en exactamente el mismo periodo han crecido 5 veces. Cierto es que en aquel año, los compradores en línea eran poco menos de 1 millón de personas, un mero 12 por ciento de los internautas y el día de hoy son más de dos tercios de los 36 millones de internautas del país.
El comercio electrónico ha tenido un aumento interanual promedio en los últimos 5 años del cincuenta con uno por ciento . Este incremento se debe a una combinación de factores:
El incremento de empresas vendedoras y revendedoras, y de los rubros, articulos promocionales y servicios ofrecidos
Una cierta mejora en la calidad y eficacia del servicio logístico
Un aumento de la proporción de compradores con relación al total de usuarios de internet
La velocidad de las conexiones
La masiva adopción de la movilidad, particularmente de SmartPhones y la consecuente explosión de la banda ancha móvil que superó hace menos de cinco años a las conexiones fijas y el día de hoy las más que tresdobla
Una mayor frecuencia de adquiere y del monto de compra por la parte de los compradores más viejos
La proliferación y adopción de diferentes medios de pago seguros
Y… hasta hace poco, los planes de pago con tarjeta y sin interés

Por otra parte, aunque el gasto anual del comprador ($ cinco mil cuatrocientos ochenta y cuatro en dos mil diecisiete) refleja aumentos anuales, estos son de menor cuantía, puesto que los nuevos o más recientes usuarios de la venta en línea son individuos más jóvenes y/o de menores recursos (nivel socioeconómico) que los primeros adoptantes tempranos y también innovadores, a lo que se suma también que del lado de la oferta se han agregado productos y servicios de menor rango de precio. Algo afín ocurre con el tique promedio, por exactamente los mismos motivos.

En lo que se refiere a los rubros de mayor peso en el comercio on-line empresa a consumidor, el rubro pasajes y turismo prosigue siendo de modo casi inalterable una tercera parte del comercio on-line en el país, mientras que las ventas de electrónicos y electrodomésticos de las líneas blanca y marrón sostienen con oscilaciones su participación próxima al quince por cien de la venta total.