Por qué es tan importante el merchandising para empresas

La realidad en los negocios de en nuestros días es que hay que actualizarse continuamente y también ir aplicando las diferentes técnicas de marketing para no quedarse atrás y que la competencia no logre sacar ventaja. En esta ocasión hemos hemos querido centrar la atención en el merchandising para empresas, para quien no lo sepa, no deja de ser un conjunto de técnicas que se aplican en los establecimientos para hacer que el consumidor se sienta más motivado a la hora de realizar la compra. Se ha comprobado, con abundantes estudios, que esto resulta ser más que efectivo y es el motivo por el que las grandes empresas lo emplean una y otra vez. Cuando charlamos de merchandising adaptado vamos aún un paso más allí y es de este modo como se han creado fenómenos de masas como el logrado por Coca Cola y su campaña en la que incluía el nombre propio de los posibles clientes del servicio. De súbito, la gente ya no deseaba beber Coca Cola sino más bien su Coca Cola y se pudo ver de qué forma cada quien buscaba la lata que llevaba su nombre. El cambio fue mínimo pero significativo y las ventas se dispararon. Es decir, que empleando bien esta herramienta se puede lograr generar muchos beneficios que, a fin de cuentas, es lo que busca cualquier empresa. Como aliado hay siempre y en toda circunstancia que tener una imprenta de cabecera que se encargue de hacer dicha personalización y, actualmente, es mejor contar con una imprenta online porque ofrece todas las ventajas posibles: comodidad, velocidad, costes más económicos, una amplia variedad de productos… Veremos con algo más de detalle exactamente en qué se puede emplear este mechandising adaptado en la práctica de una compañía y cómo esto le puede suponer beneficios.

Es una forma de hacer marca. Se ofrece un producto que, si bien ya sea conocido, tiene algún detalle distinto y eso ya lo hace único. Por sí, los bienes que son exclusivos resultan ser mucho más atractivos y atrayentes, conque es un plus. Al tiempo, es una forma de que los clientes o bien futuros clientes del servicio asocien, incluso de forma subconsciente, una determinada marca con un producto, unos valores… en suma, con una imagen. Con lo que lo que hay que meditar es qué imagen se quiere proyectar y ponerse a ello.
Merchandising para ser diferentes de la competencia. Hay que tener en cuenta el marco en el que se mueve una determinada empresa. Ahora no sólo se compite con compañías similares que estén en un radio, aproximadamente, próximo. Ahora la competencia es, prácticamente,a nivel mundial por el hecho de que Internet permite que así sea. Si al usuario no se le ofrece nada diferente lo más seguro es que se quede con el de siempre y en toda circunstancia o que no busque más allá. A través de el merchandising se consiguen 2 cosas. Por una parte, se consigue afianzar a los clientes que se tiene, que siempre y en toda circunstancia apreciarán algún que otro detalle por parte de la empresa en la que han depositado su confianza. Por otro, es una forma de resultar más atractivos para los clientes futuros a los que, a buen seguro, les va a gustar sentirse valorados desde el primer momento y que se les premie de un modo o bien otro.
El merchandising para conseguir producir engagement. Relacionado con el punto anterior está el hecho de que no es sólo que se logren más clientes sino éstos valorarán la empresa de otra forma, la van a ver como algo suyo y esto lo dejarán reflejado, aun, en sus Redes Sociales, dando pie a un movimiento considerablemente mayor que puede acabar teniendo unas repercusiones extraordinarias por el hecho de que las redes son capaces de mover masas por sí mismas y cuando otros clientes del servicio ven las valoraciones positivas de alguien a quien conciben como ellos mismos (clientes, como tales) es un valor añadido.
Merchandising como opción promocional. Sí, el cliente del servicio recibe un obsequio (el que corresponda a cada caso) que lleva incluido el leimotiv de la compañía, su logo, la marca… Y con ese simple gesto el cliente queda agradecido sin darse cuenta de que lo que se le ha entregado es publicidad. Este género de publicidad puede llegar muy, muy lejos pues, depende del regalo que se haga, es algo que preservará y que empleará con más o menos frecuencia. Por poner un ejemplo, es común ver esto en tazas. Al final, queda retenido en su memoria (y en la de gente próxima a esa persona) que una marca está relacionada con un determinado bien o bien servicio y, cuando lo requieran, será en la primera empresa en la que piensen.
Merchandising para afianzar relaciones. Si bien el propósito acostumbra a estar puesto, la mayor parte del tiempo, en los clientes del servicio porque son ellos quienes realizarán las compras no está de más tampoco el cuidar a los otros agentes que intervienen para que la compañía funcione apropiadamente. Desde los mismos empleados a los distribuidores. Esto hará que entre ellos se cree un vínculo y que sientan la compañía como más suya y, por tanto, que la valoren más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *