post image

Mantenimiento Express para tu auto

Es de suma importancia que siempre mantengas tu auto en condiciones optimas, y para eso debes de realizar sus servicios de mantenimiento a tiempo y así evitar sorpresas, tienes varias opciones para hacerlo, una de ellas es llevarlo a la agencia donde adquiriste el vehículo, esto es recomendable hacerlo mientras la garantía este vigente.

Realizar los servicios en la agencia implica un costo mas elevado que en un taller de confianza, pero independientemente de eso es importante que sepas hay ciertas aspectos que tu mismo puedes revisar sin ser un experto en mecánica y así mantener tu auto en su punto, continuación te decimos cómo.

1. Revisa las llantas
La única parte de nuestro vehículo que está en contacto con el suelo resulta ser el neumatico. Siempre tomando como referencia las especificaciones del fabricante, se debe comprobar que los neumaticos tienen la presión adecuada: ni muy alta ni muy baja.

En el manual del vehículo las podemos encontrar, si bien también suelen ponerla en la tapa del depósito de combustible, en la guantera o en el marco de la puerta del conductor. Lo más recomendable es revisar la presión al menos una vez al mes, siempre en frío. Debemos fijarnos en la profundidad de las hendiduras o si presenta daños o fugas.

2. Revisa el nivel de aceite
La mayoría de los coches tienen una varilla en el motor que permite medir el nivel del aceite. De nuevo, con el motor parado y frío, saca la varilla tirando con suavidad hacia arriba. Limpia con un trapo o un papel el extremo de la varilla y fíjate que presenta dos marcas: son los niveles mínimo y máximo de aceite permitidos. Ha llegado el momento de introducir de nuevo la varilla hasta el tope y la volver a extraerla. Podrás observar que se ha manchado de aceite en su extremo; la mancha debe situarse entre las dos marcas. Si el nivel estuviera por debajo del mínimo, debes rellenar con el tipo de aceite indicado por el fabricante.

3. Revisa los frenos
Te recomendamos que prestes atención al pedal, si está demasiado duro, o tiene mucho recorrido o las balatas rechinan.

4. Revisa las luces
En este punto es interesante que otra persona pueda indicarte si hay algún faro fundido mientras las vas poniendo todas, aunque también lo puedes hacer tú. Así de fácil. Por cierto, ¿sabes cómo utilizarlas?

5. Revisa el anticongelante
Es el líquido que se encarga de evitar que el agua del circuito de refrigeración se congele. Además de esta función principal, también tiene otras funciones, como transferir el calor al exterior evitando que el líquido entre en ebullición, reducir la evaporación y proteger el circuito de la cavitación (una corrosión que se produce al formarse burbujas de gas que impiden el contacto directo del metal con el líquido refrigerante).

6. Revisa el líquido del limpiaparabrisas
Este líquido tiene un depósito de muy fácil acceso y puedes cambiarlo tú mismo sin problema alguno. Hay coches con sistemas lava faros, que también necesitan líquido, que suelen tomar de ese mismo depósito.

Por el precio bajo que tienen estos líquidos no compensa utilizar agua con jabón (una costumbre muy comun, no recomendada), ya que pueden dañar los circuitos a la larga. Es mejor que te des cuenta de que no tienes en un día soleado y el parabrisas este muy sucio.